El Marcado CE es una certificación de productos introducida por la Comisión Europea. Con el Marcado CE, el fabricante, bajo su responsabilidad, dentro de la Unión Europea, declara que el producto individual cumple con las normas de seguridad generales de las Directivas Comunitarias.

Se trata del cumplimiento de unas obligaciones mínimas relacionadas con la seguridad y un requisito legal imprescindible para que se pueda comercializar el producto.

En el sector de las puertas industriales, el marcado CE es de caracter obligatorio para todos los fabricantes de puertas, que son los responsables de fijarlo. Afecta al producto terminado y marca sus características técnicas, pero no afecta a su instalación.

Representa el nivel mínimo de seguridad que debe alcanzarse para poder comercializar el producto acabado en Europa y garantiza que cumple los requisitos esenciales de seguridad de la Directiva 89/106/CE.

El marcado CE sirve para garantizar la fabricación de puertas seguras para los usuarios mediante el cumplimiento de unas normas y requisitos legales que dicta la Unión Europea.